mantaero 1024x671 - El mantenimiento de aeropuertos

El mantenimiento de aeropuertos

La norma UNE- EN 13306 define el mantenimiento como la combinación de todas las acciones técnicas administrativas y de gestión, durante el ciclo de vida de un elemento, destinadas a conservarlo o devolverlo a un estado en el cual pueda desarrollar la función para la cual ha sido diseñado.

Los principales mecanismos utilizados en un programa de mantenimiento de aeropuertos son la inspección, revisión y reparación, cuyo objetivo primordial es garantizar la seguridad operacional de la infraestructura. El mantenimiento efectivo y continuo es la única solución para que el deterioro de dicha infraestructura se reduzca al mínimo. El mantenimiento abarca distintas áreas y sistemas del aeropuerto como son la obra civil de edificios, el sistema eléctrico del aeropuerto, el sistema de climatización, la red de agua potable y saneamiento, los sistemas contra incendios, las pistas y plataformas, balizamiento, comunicación, seguridad, campo de vuelos, etc. Un mantenimiento deficiente puede tener consecuencias fatales para el aeropuerto y su operativa, tales como la destrucción de equipos, la pérdida de servicio y producción, un mayor gasto de repuestos, la ineficiencia energética y, por ende, la contaminación ambiental, el incremento de accidentes e incidentes, etc.

Podemos citar, entre otros, los siguientes objetivos del mantenimiento de aeropuertos:

  • Mantener en servicio el mayor número de horas desde el punto de vista operativo.
  • Limitar la degeneración de equipos y sistemas y/o maximizar la longevidad de las instalaciones.
  • Lograr unos costes de mantenimiento eficientes.
  • Cumplir la normativa vigente.
  • Flexibilidad a adaptarse a las exigencias de la operación.

Existen dos conceptos clave en el mantenimiento: la fiabilidad y la mantenibilidad de los elementos.

  • Fiabilidad: Característica inherente de un elemento relativa a su capacidad para mantener su funcionabilidad en las condiciones de servicio para las que ha sido diseñado.
  • Mantenibilidad: Es la característica inherente de un elemento relativa a su capacidad a ser recuperado cuando se lleva a cabo la tarea de mantenimiento requerida.

El análisis de los parámetros de mantenibilidad se plantea generalmente bajo estos cuatro enfoques:

  • Parámetros basados en el tiempo empleado.
  • Parámetros basados en la frecuencia.
  • Parámetros basados en la carga de trabajo.
  • Parámetros basados en el coste de las tareas.

Tipos de mantenimiento:

A grandes rasgos, una de las clasificaciones más comunes distingue entre mantenimiento preventivo y mantenimiento correctivo. El mantenimiento preventivo es aquel que está planificado, bien por imperativo normativo o bien por procedimientos, y mediante el cual logramos mantener seguros y en perfecto estado las instalaciones/equipos/sistemas, maximizar la producción, evitar o minimizar las incidencias y accidentes, alargar su vida útil, etc. Este tipo de mantenimiento presenta ventajas como la rápida detección de averías, la utilización óptima de los recursos, llevar a cabo una buena planificación, etc. e inconvenientes como la necesidad de una formación específica adicional o el coste de la instrumentación.

Por otro lado, el mantenimiento correctivo se concibe como el conjunto de tareas destinadas a corregir los defectos que se van presentando en los distintos equipos. Este tipo de mantenimiento es el más básico y, a diferencia del mantenimiento preventivo, no puede planificarse con antelación, por lo que sus costes no pueden ser presupuestados.