respons 1024x671 - ¿Dónde estudiar gestión aeroportuaria y aeronáutica?

¿Dónde estudiar gestión aeroportuaria y aeronáutica?

En un artículo anterior definíamos el concepto de gestión aeroportuaria y aeronáutica. En síntesis comentábamos que en la medida en que se trata de transmitir el conocimiento real de cómo se ha de gestionar o dirigir un tipo específico de empresas, las del transporte aéreo, el único modo de hacerlo es a través de aquellos profesionales que sean gestores o directores aeronáuticos o aeroportuarios.

Sólo a través de profesionales de primer nivel con una amplia trayectoria en la gestión de empresas del transporte aéreo es posible transmitir los conocimientos y experiencias necesarios para formar a los futuros gestores y directores del sector.

Pongamos algunos ejemplos acerca del enfoque que debe primar en la formación en gestión aeroportuaria y aeronáutica:

a) No se trata de explicar cómo opera un aeropuerto, sino cómo se dirige o gestiona el departamento de operaciones de un aeropuerto o gestor aeroportuario.

b) No se trata de explicar cómo se mantiene la infraestructura aeroportuaria (eso sería una cuestión técnica) sino cómo se ha de organizar el mantenimiento; el presupuesto, los recursos humanos, los tiempos, etc.

c) No se trata de explicar cuáles son los ingresos de una compañía aérea, sino cómo una compañía aérea alcanza su rentabilidad y cómo el departamento financiero lo hace.

d) Y así también en el resto de empresas del transporte aéreo.

Por ello, el docente debe ser director general o gestor. Es el único con conocimientos suficientes. Ese será el requisito de partida pues lógicamente el departamento académico deberá auditar sus dotes como profesor. Pero sólo y exclusivamente si se cumple el primero de los requisitos.

Por ello no se debe estudiar gestión aeronáutica y aeroportuaria en:

a) Instituciones educativas generalistas que utilizando docentes con experiencia en el mundo empresarial extrapolen esos conocimientos al aeronáutico o aeroportuario. Este mundo tiene unas especialidades propias.

b) Instituciones educativas especializadas en la formación técnica e incluso aeronáutica, que utilicen a esos docentes para preparar ad hoc una ponencia sobre estos aspectos. No se trata como hemos dicho de explicar por ejemplo el mantenimiento de aeropuertos, se trata de explicar cómo se organiza ese departamento. Un buen técnico en mantenimiento podría dar una buena clase de mantenimiento y una nefasta clase sobre gestión del mantenimiento aeroportuario.

c) En aquellas instituciones que no cuenten con directivos del sector aeronáutico o aeroportuario pero sí con doctores especializados en la materia, pues su especialización no se ha derivado de la experiencia real como sí ocurre en el caso de los directores y gestores aeroportuarios y aeronáuticos.

En síntesis, la formación en gestión aeronáutica y aeroportuaria se ha de realizar en aquellas instituciones educativas que cuenten con profesionales en la materia. Enseñar a dirigir o gestionar exige haber dirigido o gestionado. Y este es el requisito de partida, pero no es suficiente: la pedagogía, el carisma en clase, la empatía con el alumno, deben ser requisitos que acompañen al anterior.