airlines2 1024x671 - La rentabilidad de las compañías aéreas

La rentabilidad de las compañías aéreas

Noticias

Las ganancias de las aerolíneas han subido con fuerza en los últimos años, hasta el punto de que 2018 registró un alza del 11% con respecto al año pasado.

Esto eleva los beneficios de las compañías aéreas hasta unos US$ 38.400 millones, según informes de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Los motivos que explican ese crecimiento son muchos. Desde el número cada vez mayor de gente que se sube a un avión al aumento de las tarifas, pasando por el incremento de la oferta de rutas.

Las compañías low cost han logrado desbancar en la última década a las aerolíneas tradicionales, que se han visto forzadas a adaptarse a un mercado cada vez más competitivo, voraz y cambiante. La política de abaratamiento de costes de combustible, aeronaves y personal ha permitido a las aerolíneas low cost bajar el precio de los billetes y desbancar a las aerolíneas tradicionales. De hecho, uno de cada dos pasajeros en España voló en una aerolínea low cost el año pasado. De este modo, nuestro país encabeza la lista de tráfico low cost en Europa (55%), según un estudio de Europair. La política de abaratamiento de costes impulsada por estas compañías -como Ryanair y EasyJet, las más demandadas- han hecho que dominen el espacio aéreo en el continente. Pero, ¿cómo consigue una empresa ser rentable con precios tan bajos? Para dar respuesta a esta pregunta debemos conocer primero cómo obtienen las aerolíneas sus beneficios.

Ahorro de combustible

El ahorro de combustible es una de las claves. Las compañías de bajo coste gastan menos en su repostaje, un riesgo muy rentable -dentro de los límites legales-, pero sujeto a posibles problemas. Según datos publicados en febrero de este año, la partida de carburante de Ryanair se redujo un 8% respecto a su ejercicio fiscal anterior, hasta los 1.515 millones de euros.

El coste del petróleo puede llegar a ser hasta el 50% del total de los costes de las aerolíneas, por lo que sus beneficios dependerán mucho de los movimientos de esta materia prima en los mercados.

Con el objetivo de generar un mayor beneficio por pasaje, las aerolíneas tratan de reducir este coste mediante estrategias de cobertura de riesgo de combustible, aprovechándose de los momentos en los que el petróleo está a buen precio.

Un solo modelo de avión

Otra forma de ser más rentable es recurrir al uso de un solo modelo de avión. Es el caso de Ryanair, que únicamente vuela el Boeing 737 y cuenta con una flota total de 404 aeronaves de este tipo. Esto significa que los pilotos, ingenieros, mecánicos, azafatas y personal de operaciones no requieren una formación profesional diferente para cada aeronave, lo que supone un gran ahorro en costes de formación, operativos, de mantenimiento, etc. En la otra cara de la moneda estarían compañías tradicionales como Iberia ya que, con una flota total de 246 unidades, cuenta con cinco tipos diferentes de aeronaves.

Costes extra o ancillaries

La facturación de equipaje, la elección de asiento, la selección de menús o la conexión a internet durante el vuelo, han aportado un total de 25.419 millones de euros durante el año 2018 a las principales compañías aéreas mundiales, frente a los 1.760 millones generados en 2007.

Estos servicios, como la elección de asientos, la facturación de equipajes, el acceso a salas de espera VIP o el servicio de restauración a bordo, se han ido extendiendo poco a poco por la industria del transporte aéreo como medio para compensar los ingresos perdidos por el menor coste de los billetes.

La estadounidenses United Airlines aparece en primer posición en el ranking de ingresos adicionales, con 4,8 millones de euros, seguida de Delta 5,3 millones de dólares 4,5 millones de euros, American Airlines, 4,4 millones de euros. Tras las tres compañías norteamericanas aparecen Southwest con 2,5 millones de euros, Air France-KLM con 1,6 millones de euros.

A continuación, con 1,9 millones de euros, aparece Ryanair, seguida por la británica EasyJet, con 1 millón de euros, las dos únicas low cost incluidas entre las diez primeras compañías con más ingresos por este tipo de prestaciones.

Alta ocupación

Lo último que desea una compañía es despegar con asientos vacíos (cada uno de ellos es dinero perdido), por lo que terminará tirando los precios y el pasajero podrá aprovecharse del descuento final.

En realidad, las aerolíneas prefieren mantener los precios o incluso subirlos, ya que les resulta mucho más rentable. Hay muchos billetes de avión que están por debajo del ingreso necesario para cubrir todos los costes pero es preferible venderlos a un precio que genere demanda a perder ese ingreso adicional por sólo vender billetes que cubran costes.

Las rutas más rentables

Hay una ruta que ya sobrepasó el umbral de los US$ 1.000 millones de ingresos para una aerolínea, según un informe de la compañía de análisis de viajes aéreos OAG.

Es el caso del itinerario LHR-JFK, es decir la ruta desde el aeropuerto de Heathrow de Londres, Reino Unido al John Fitzgerald Kennedy de Nueva York, Estados Unidos, operado por British Airways (BA).

Ese trayecto le dio a la aerolínea británica un ingreso de US$1.037.724.867 entre abril de 2017 y marzo de 2018.

El recorrido representó un 6% de todos los ingresos de BA en 2017 y contabilizó unas 42.117 horas de vuelo programadas en total.

Y, sorprendentemente, no es el tramo más rentable si se consideran las ganancias por hora de vuelo.

El Londres-Nueva York le genera a BA US$ 24.639 por cada hora en el aire.

Pero si se emplea esa criterio el galardón se lo lleva el tramo Londres Heathrow al aeropuerto internacional de Dubai (LHR – DXB) operado por la aerolínea Emirates con US$ 25.308.

Reducción de plantilla

Las compañías ‘low cost’ decidieron buscar la rentabilidad reduciendo los costes de personal y en el espacio interior del avión. Menos auxiliares de vuelo en cabina, asientos más rígidos y livianos y menos espacio para las piernas. Al haber más filas para pasajeros, las aerolíneas pueden vender más billetes a un menor precio.

Asimismo, en las ‘low cost’ predominan las operaciones de corto y medio radio, por lo que, generalmente, no necesitan pagar hoteles para que pernocte la tripulación. Además, los despegues y aterrizajes se hacen en el menor tiempo posible, ya que el avión solo gana dinero cuando está volando.

Una vez hemos comprendido cuáles son las herramientas de que disponen las compañías aéreas para optimizar sus beneficios, podemos pasar a citar ejemplos concretos de la rentabilidad de las compañías aéreas que ocupan los primeros puestos de las listas.

Air Europa Express más que triplica el beneficio y crece en Europa

La aerolínea de bajo coste dirigida por Antonio Gimeno, docente de ITAérea, compensa el estancamiento en ingresos con un menor gasto en combustible y suma tres aeronaves a su flota.

Air Europa Express se consolida como una fuente creciente de rentabilidad. La aerolínea low cost de Air Europa, buque insignia de Globalia, más que triplicó su resultado neto en 2018, hasta 2,31 millones de euros, según consta en las cuentas de Aeronova depositadas en el Registro Mercantil. En 2017, esta sociedad, que integra las operaciones de bajo coste de la empresa, reportó un beneficio de 636.101 euros, lo que supuso el primer ejercicio en positivo desde que Globalia compró la valenciana Aeronova en 2015 para utilizar su certificado de operador aéreo (AOC).

Volotea obtiene en 2018 los mejores resultados de su historia

La aerolínea Volotea dirigida por Lázaro Ros, docente de ITAérea, ha obtenido 13,6 millones de euros de beneficios operativos (ebit) en 2018, los mejores resultados de su historia, según ha anunciado la compañía en un comunicado. La facturación superó los 396,1 millones de euros, un 29% más que en 2017.

Los ingresos por asientos alcanzaron los 258,4 millones de euros tras incrementarse un 28% y los ingresos complementarios (ancilliaries) alcanzaron los 137,7 millones de euros, un 31% más que en el ejercicio precedente. Estos ingresos adicionales suponen ya un 35% del total, lo que sitúa a Volotea entre las aerolíneas con mayor porcentaje de estos ingresos en la industria aérea europea.

El beneficio de Iberia Express se dispara un 36% hasta 42,6 millones

La aerolínea Iberia Express dirigida por Fernando Candela, docente de ITAérea, ganó un 36% más en su mejor año hasta el momento: 42,6 millones, según figura en las cuentas anuales de IB Opco Holding, la sociedad tenedora de las acciones de Iberia e Iberia Express.

EasyJet mejora sus ingresos un 11,4% pese a un peor entorno macroeconómico

A pesar de unas condiciones macroeconómicas más difíciles, EasyJet, lowcost dirigida por Javier Gándara, docente de ITAérea, ha reportado un sólido desempeño para su tercer trimestre fiscal, que finalizó el 30 de junio. Los ingresos totales aumentaron un 11,4% a 1.761 millones de libras esterlinas (1.954 M €), mientras los ingresos por pasajeros mejoraron un 10,7% a 1.387 millones de libras esterlinas (1.539 M €) y los ingresos por servicios complementarios (ancillary) crecieron un significativo 14,3% a 374 millones de libras esterlinas (415 M €).

En su libro “Revolución en los cielos: claves del éxito de las aerolíneas de bajo coste” de ITAérea Editorial, Javier Gándara explica, entre otros aspectos, cómo alcanzan la rentabilidad las compañías aéreas low cost.

CONTACTO info@itaerea.es +34 902 505 501 DOCENTES FORMACIÓN